El internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es un sistema de dispositivos de computación interrelacionados, máquinas mecánicas y digitales, objetos, animales o personas que tienen identificadores únicos y la capacidad de transferir datos a través de una red, sin requerir de interacciones humano a humano o humano a computadora.

Algunos ejemplos de internet de las cosas, puede ser una persona con un implante de monitor de corazón, un animal de granja con un transpondedor de biochip, un automóvil que tiene sensores incorporados para alertar al conductor cuando la presión de los neumáticos es baja, o cualquier otro objeto natural o artificial al que se puede asignar una dirección IP y darle la capacidad de transferir datos a través de una red.

IoT ha evolucionado desde la convergencia de tecnologías inalámbricas, sistemas micro-electromecánicos (MEMS), micro servicios e internet. La convergencia ha ayudado a derribar las paredes de silos entre la tecnología operativa (OT) y la tecnología de la información (TI), permitiendo que los datos no estructurados generados por máquinas sean analizados para obtener información que impulse mejoras.

Aunque el concepto no fue nombrado hasta 1999, la internet de las cosas ha estado en desarrollo durante décadas. El primer aparato de internet, por ejemplo, fue una máquina de Coca Cola en la Universidad Carnegie Melon, a principios de 1980. Los programadores podían conectarse a la máquina a través de internet, verificar el estado de la máquina y determinar si había o no una bebida fría esperándoles, si decidieran hacer el viaje a la máquina.

Kevin Ashton, cofundador y director ejecutivo del Auto-ID Center de MIT, mencionó por primera vez la internet de las cosas en una presentación que hizo a Procter & Gamble en 1999. He aquí cómo Ashton explica el potencial de la internet de las cosas:

«Las computadoras de hoy y la internet dependen casi totalmente de los seres humanos para obtener información. Casi todos los aproximadamente 50 petabytes (un petabyte son 1.024 terabytes) de datos disponibles en internet fueron capturados y creados por seres humanos escribiendo, presionando un botón de grabación, tomando una imagen digital o escaneando un código de barras.

El problema es que la gente tiene tiempo, atención y precisión limitados, lo que significa que no son muy buenos para capturar datos sobre cosas en el mundo real. Si tuviéramos computadoras que supieran todo lo que hay que saber acerca de las cosas utilizando datos que recopilaron sin ninguna ayuda de nosotros podríamos rastrear y contar todo, y reducir en gran medida los desechos, las pérdidas y el costo. Sabríamos cuándo necesitamos reemplazar, reparar o recordar cosas, y si eran frescas o ya pasadas”.

Innovaciones en tecnologías móviles

existen varias innovaciones, pero las que más se destacan dentro de las cuatro grandes tendencias y en el internet de las cosas son:

  • Tecnologías Bluetooth.
  • Chips RFID y NFC.
  • Códigos QR.
  • Tarjetas SIM integradas.

Los sensores

Son uno de los componentes claves del internet de las cosas, consisten en conjuntos de sensores (desde unidades a millares) distribuidos por un espacio físico.

Algunos ejemplos de sensores son:  las etiquetas RFID para el seguimiento de objetos, sensores de baja potencia para la recopilación de todo tipo de datos, sistemas de transportes incorporaron redes de transporte con sensores para transmitir la posición de los autobuses, optimización del tráfico en tiempo real, sensores para monitorear el rendimiento deportivo, por ejemplo, NIKE. Uno de los sensores más populares es Zigbee.

Bluetooth 3.0/4.0

Tiene como objetivo conectar dispositivos electrónicos de una manera sencilla, eficiente y sin cables.

Diferencia entre 3.0 y 4.0 es que el 4.0 ofrece una mejor optimización de su consumo energético, mayor radio de alcance y mayor capacidad de transferencia de datos.

Las maquinas o dispositivos inteligentes empiezan a configurar ciudades inteligentes (Smart cities), así los servicios públicos, edificios, hogares y automóviles comienzan a estar conectados entre sí, uno de los grandes beneficios es el ahorro de energía.

Los sectores que mayor impacto tienen sobre el internet de las cosas son, los sectores de logística y transporte con las etiquetas RFID, en otros sectores como el sanitario, los agrícolas están permitiendo conectar todo tipo de máquinas para monitorizar y controlarlas de manera inteligente. Hay numerosas opciones de conectividad para los ingenieros electrónicos y los desarrolladores de aplicaciones que trabajan en productos y sistemas para internet de las cosas.

Las tecnologías más utilizadas en internet de las cosas son el: RFID, NFC, QR, sensores inalámbricos (Zigbee), redes bluetooth y Wi-Fi.

IPv4: el cuello de botella. IPv6: el desarrollo del internet de las cosas.

Las computadoras y equipos se conectan entre sí mediante direcciones IP, en la versión V4 el límite de direcciones es de 4.300 millones, el cuello de botella tiene solución con la versión V6 que permitirá alojar miles de millones de direcciones IP, más que suficiente para todo lo que hay en el planeta.

Futuro del Internet de las Cosas:

  • Para la Industria de la salud, el Internet de las Cosas les permitirá a los médicos realizar un monitoreo 24/7 de los pacientes, lo cual reducirá los costos y mejorar la salud del paciente debido a que los diagnósticos serán 100% personalizados. Así mismo los aparatos utilizados en los hospitales estarán conectados a la red y proveerán grandes flujos de información.

 

  • En el Medio Ambiente el IoT jugará un papel muy importante, debido a que se podrán instalar sensores que recolecten datos en tiempo real de temperatura, humedad e incluso la cantidad de dióxido de carbono en el aire. También en conjunto con la Realidad Aumentada, permitirá que los gobiernos implementen tecnologías que les ayuden a proteger zonas en peligro.

 

  • Durante los próximos años veremos crecer la cantidad de ciudades inteligentes puesto que cada vez más países están implementando sensores a lo ancho y largo de sus entidades para de esta forma tener un mejor tiempo de respuesta ante catástrofes naturales, así como agilizar el tránsito de los ciudadanos por las calles, puesto que los datos podrán evitar el congestionamiento vial en horas pico.

Uso de cookies

Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés. Si sigue navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies