La tecnología «G» sigue avanzando.

La tecnología «G» sigue avanzando, y detrás de cada conexión hay un usuario que desea disfrutar el máximo de sus posibilidades. Primero un paréntesis para recordar que la calidad de la conexión que disfrutamos los usuarios depende de distintos factores a la vez, y conviene analizar cuál puede tener más peso en cada momento: zona de difícil acceso tecnológico, evolución y capacidad tecnológica del operador, y por último, calidad real del operador en aplicar correctamente la tecnología hasta llegar a nosotros. Esto quiere decir que el operador tiene que estar bien preparado y tener a la vez una clara voluntad de dar el mejor servicio a sus clientes. Las dificultades de la zona geográfica en la que nos encontremos, debería ser la única razón por la que no fuera posible que tuviéramos una conexión de calidad que nos haga disfrutar de la mejor experiencia.

El caso es que en España el 3G se apagará en 2.025 y el 2G en 2.030. Mientras, la carrera por dar la máxima velocidad con 4G está servida y, se anuncia oficialmente, que aproximadamente en 2.020 se comenzarán a prestar ya en nuestro país servicios de 5G. Pero todas las noticias que vemos de los operadores apuntan a la velocidad, cuando ésta es importante y se nota, si realmente se están gestionando adecuadamente los servicios que se están prestando a través de la red. Hasta llegar al 5G hay mucho por hacer, avances de optimización que van mejorando cada día más la velocidad, pero que percibiremos si la gestión de la red por parte del operador, es la más adecuada.

Lo recomendable es elegir el operador más adecuado a la zona geográfica en la que residimos.

Si quieres más información o mejorar tus comunicaciones, contacta con nosotros.